Monóxido de Carbono

1 junio, 2018
blog1.jpg

Alerta Monóxido de Carbono

Es conocido como “el asesino invisible” por su falta de color y olor. Puede causar una severa intoxicación que se produce al inhalarlo, dado que reemplaza al oxígeno en el torrente sanguíneo. Ataca directamente el corazón y el cerebro, pudiendo provocar la muerte.

¿Qué es?

Es un gas venenoso, incoloro e inoloro. El Monóxido se produce por la combustión incompleta del carbono que se encuentra en materiales como el gas, kerosene, alcohol, gas oil, nafta, leña y carbón.

Síntomas

El principal riesgo radica en su condición asintomática.  Esto quiere decir que en muchos casos, la persona no es consciente de los síntomas de la intoxicación.

En los casos que sí se presentan signos, los síntomas característicos incluyen:

  • Dolor de cabeza
  • Náuseas o vómitos
  • Mareos, acompañados de cansancio
  • Letargo o confusión
  • Desmayo o pérdida de conocimiento
  • Alteraciones visuales
  • Convulsiones
  • Estado de coma
  • Pueden producirse otros síntomas parecidos a una intoxicación alimentaria, un cuadro gripal, un problema neurológico o cardíaco por lo que puede parecer que la persona tiene otra patología.

Ante los primeros síntomas, es necesario ventilar el ambiente y recurrir a un centro de salud o llamar a un servicio de emergencias. Es importante informarle al personal médico sobre la sospecha de estar sufriendo intoxicación por Monóxido de Carbono.

Prevención

Es elemental el control de las instalaciones y el buen funcionamiento de artefactos a combustión, por ello se recomienda:

  • Controlar la correcta instalación y el buen funcionamiento de calefones, termotanques, estufas a gas, salamandras, cocinas y calentadores.
  • Examinar especialmente las salidas al exterior de hornos, calefones, estufas y calderas para asegurarse que están permeables y en buen estado.
  • Comprobar que la llama de estufas y hornallas sea siempre de color azul. Si la misma es anaranjada, es una mala señal y debe llamar urgente a un gasista matriculado.
  • Mantener los ambientes bien ventilados:
  • Ventilar toda la casa una vez al día, aunque haga frío.
  • Dejar siempre una puerta o ventana entreabierta, tanto de día como de noche, y aun cuando haga frío.
  • No usar el horno u hornallas de la cocina para calefaccionar el ambiente.
  • El calefón no debe estar en el baño, ni en espacios cerrados o mal ventilados.

¿Cómo actuar ante una sospecha de intoxicación?

  • Salir a tomar aire fresco inmediatamente.
  • Abrir ventanas y puertas.
  • Apagar los artefactos de gas y llame al servicio de emergencia.
  • No permanecer en su domicilio.
  • Ante los primeros síntomas, recurra inmediatamente al médico.
  • Si tiene alguna duda consulte telefónicamente a los Centros de Información, Asesoramiento y Asistencia Toxicológica, desde cualquier lugar del país. Centro Nacional de Intoxicaciones Hospital Nacional Dr. Alejandro Posadas: 0800-333-0160 (Atención 24 horas). Programa Nacional de Prevención y control de Intoxicaciones.
logo-burzaco2

Nos define un compromiso permanente con nuestros pacientes y la comunidad.
Día a día renovamos el espíritu de superación humana, profesional y científica que nos dio origen.

Abrir chat